Cancelar

miércoles, 1 de noviembre de 2017

4 claves para lograr el equilibrio en tu vida



Todos conocemos a personas que, de permitirlo, terminarían siendo absorbidas por su empleo. Esta clase de persona con frecuencia batalla para identificar la barrera que separa sus trabajos de sus vidas personales. Y también conocemos a profesionistas que son capaces de alcanzar enormes cuotas de éxito sin perder una sola noche de sueño. Al parecer, ellos han logrado descubrir el secreto sobre cómo ser humano y trabajador. Existe una serie de cosas que el primer grupo de personas puede aprender sobre cómo tener una vida balanceada.

Pon tu trabajo en perspectiva
Las personas que tienen la capacidad de desarrollar un buen balance entre su trabajo y su vida personal ponen mucho cuidado en asegurarse de que el lugar que su empleo ocupa en sus vidas esté en proporción con otros aspectos que les entregan alegría y plenitud. No están pensando en optimizar cada momento para generar ganancias porque saben que esa es la ruta directa al muy temido burnout.

Establece límites
Necesitas establecer las expectativas alrededor de tu disponibilidad. Si debes llevar a tus hijos a la escuela, asegúrate de no tener juntas antes de las 9 de la mañana. Si quieres descansar, entonces no contestes correos electrónicos en sábado y domingo, olvídate de la capacitación in-house en la que trabajas. Mantén esos límites. Una vez que dejes que esos límites sean penetrados, tendrás a tu agenda gobernando tu vida y no al revés. Traza líneas claras entre tu tiempo y el tiempo de tu compañía. 

No te identifiques de manera excesiva con un título
No debes centrar tu identidad en lo que haces ni en el título que ostentas. Piensa en las personas más interesantes que conoces. ¿Son interesantes por su forma de ganarse la vida, o porque hablan varios idiomas, son muy artísticas o corren a diario? La próxima vez que conozcas a alguien trata de no llevar la conversación hacia lo que haces para vivir, sino hacia lo que vives para hacer. ¿Pintas hermosas acuarelas? Habla de eso.

No te lo tomes tan personal
El balance entre trabajo y vida significa lograr la capacidad de distinguir tu valor como empleado de tu valor como persona. Tu valor no viene de tu último aumento salarial ni de tu última evaluación. Cuando no estés trabajando, tu empleo no debe dominar tus pensamientos ni determinar tu estado de ánimo. Las críticas que puedas recibir en la oficina y la negatividad en el lugar de trabajo usualmente no están relacionadas directamente con tus características como persona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario