Cancelar

jueves, 28 de septiembre de 2017

Comunicación efectiva profesional

Comunicación efectiva profesional

Una buena relación de negocios está basada en la idea de que ambas partes tienen interés en hacer cosas para lograr un objetivo. El primer paso para persuadir a alguien para que haga lo que tú necesitas es establecer una relación “adulto-adulto” con la otra persona. 

Todo individuo tiene tres estados de ego desde los que se puede comunicar: Padre, Adulto, Niño. 
El ego Padre es la “grabación” de cómo se comunicaban  las figuras de autoridad mientras crecías. Este estado tiene dos componentes y, dependiendo de tus experiencias como niño, uno de ellos será tu estilo natural:

Habrás escuchado al Padre Crítico decir: “¿Qué te pasa? ¿Podrías, por una sola vez, sentarte en la mesa sin derramar tu leche?”

Y también habrás escuchado al Padre Protector decir: “No llores por la leche derramada, mejor ayúdame a limpiar esto”.

El ego Adulto es un estilo de comunicación basado en la realidad, bien intencionado y mutuamente ventajoso. 

El ego Niño incluye cómo te sentiste, tus instintos, intuición y sentido de tu ser físico durante los primeros cinco años de tu vida. El estado ego Niño está en control cuando tomas decisiones basadas en emociones. 

En ocasiones, algunas personas pueden detonar una respuesta “Niño” en nosotros. Debemos entender que este estado no tiene lugar en las relaciones de negocios. Al comunicarnos con clientes, pares o empleados, 70% de lo que decimos debe venir del Padre Protector, y el 30% restante debe venir del ego Adulto. 

Para poner las cosas en perspectiva: “el Niño quiere comprar, el Adulto toma la decisión y el Padre da el consentimiento”. 

El ego Adulto es el único que no tiene miedo de tomar riesgos, que no necesita de aprobación antes de tomar una decisión, que sabe que no siempre tiene que ganar para sentirse exitoso, que no tiene que culpar a los demás por los fracasos, que no sacrifica autoestima,  que no se siente manipulado y que no juega. 

“Regla Sandler: deja a tu Niño en el coche”

Dependiendo de tus propias experiencias, puede tomar un poco de tiempo entrenar a las voces en tu cabeza y practicar las habilidades para traer a tu estado Adulto a las relaciones de negocios. Los adultos toman decisiones basadas en hechos, no en emociones, así que aprende a dejar a tu Niño fuera de tus compromisos profesionales.

Susan Powers


Mejora las relaciones de tu negocio capacitando a tu equipo con ayuda de Sandler y sus Cursos de Ventas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario