Cancelar

viernes, 1 de septiembre de 2017

Cómo convertirse en un líder de ventas

Cómo convertirse en un líder de ventas

Al progresar en tu carrera llegarás a enfrentarte al momento en que necesites dejar de moverte horizontalmente para comenzar a ir hacia arriba. Esos ascensos, sin embargo, usualmente llegan con un aumento en tus responsabilidades de liderazgo. 

¿Qué hace fuerte a un líder? Hay un sinfín de tácticas y estrategias que pueden mejorar tus habilidades gerenciales y de liderazgo, pero abajo he incluido las tres que, para mí, son las más destacables: 
  1. Conoce tu valor: Si has entrado al reino del liderazgo, entonces sabes dónde están tus talentos. Cuando asumas tu nuevo puesto no olvides qué fue lo que te llevo ahí. Continúa mostrando las cualidades y habilidades que te permitieron separarte de tus pares y apóyate en tu instinto al adentrarte en una situación poco familiar. No aceptes pensamientos negativos sobre ti mismo. Esto sólo te daña. Al llenar tu subconsciente con pensamientos negativos comenzarás a aceptarlos como hechos. Conoce tu valor y actúa con seguridad para que los demás también puedan verlo. 
  2. Actúa con seguridad: Será inevitable enfrentar  una curva de aprendizaje al ocupar una posición de liderazgo, pero actuar con seguridad garantizará admiración entre los miembros de tu equipo y permitirá que confíen en ti. Esto, sin embargo, no significa hacer promesas poco realistas, sino conocer cuáles son tus fortalezas, talentos y debilidades. Actuar con seguridad también significa mejorar.
  3. Pide ayuda: Es importante saber cuándo pedir ayuda. Cuando estás aprendiendo una nueva habilidad, como la de liderazgo, es muy importante contar con la seguridad de estar implementando el mejor sistema para tener éxito. Asegúrate de tener suficiente tiempo para practicar y estudiar, pero también para estar en contacto con alguna persona, como un coach, que te pueda echar una mano. Es importante contar con el apoyo de alguien que ya haya estado en tu posición y que te pueda orientar. 

Debes saber que no tiene nada de malo pedir ayuda. Siendo sinceros, ¿qué es lo peor que puede pasar? Quizá que tu jefe o mentor te diga algo parecido a esto: “no tengo tiempo”, “no estás haciendo esto de la manera correcta, ¿por qué no intentas hacerlo de esta otra forma?” Pedir ayuda es mostrar fortaleza porque indica que estás tratando de mejorar tus acciones o habilidades de liderazgo. 

Conocer tu valor, actuar con seguridad y pedir ayuda son tres maneras para impulsar tu desarrollo como líder de ventas. Al implementar estas tres acciones verás una mejora en tus habilidades, pero tu equipo de trabajo también será capaz de verla, lo que creará un ambiente de confianza capaz de entregar resultados increíbles. Conoce más sobre la formación de un líder de ventas con el Curso de ventas Sandler.
Fuente: Mike Montague

No hay comentarios:

Publicar un comentario