Cancelar

jueves, 22 de junio de 2017

Ya tengo trabajo, ¿qué sigue?

Ya tengo trabajo, ¿qué sigue?

Después de una exitosa entrevista laboral, lograste que una buena empresa te contratara, pero ahora te enfrentas al reto de sentirte cómodo al interior de una corporación. Hay cuatro cosas que puedes poner en marcha para recorrer con éxito esta primera etapa de tu carrera profesional.

1. Recuerda qué te trajo hasta aquí
Que te hayan contratado significa que pudiste demostrar que tienes habilidades valiosas que pueden ayudar a la compañía. Aunque tú aún no tengas mucha confianza en tus habilidades, recuerda que la empresa confía en ti y cree que puedes tener un impacto positivo. Esto no significa que vayan a sentirse desilusionados porque sean nuevo en el mundo laboral. Aprovecha los recursos de aprendizaje que te ofrecen.

2. Desarrolla los hábitos de las personas exitosas
Las personas exitosas son aquellas que están dispuestas a hacer aquello que las personas no exitosas evitan. Tener una buena entrevista de trabajo y conseguir el empleo no significa que “ya la hiciste”. Debes tener en claro qué es lo que deseas y llevar a cabo acciones para alcanzar ese objetivo.

Existen cuatro hábitos que te ayudarán a conseguir tus metas:
  •  Estudiar: los profesionales no nacen, se hacen. Estudia, lee y prepárate.
  • Practicar: se dice que nadie aprende a andar en bicicleta por haber ido a un seminario. Los grandes profesionales, artistas y deportistas pasaron horas practicando antes de conseguir sus grandes victorias.
  • Invertir en ti mismo: no esperes que la compañía haga todo por ti: compra libros, asiste atalleres, contrata a un coach y ve a seminarios. La preparación no termina nunca.
  • Seguir un sistema: ten un sistema repetible y reproducible. Los amateurs piensan que liogarn cosas por suerte; los profesionales crean su propia suerte mediante procesos consistentes que lleven al éxito. 

3. Adopta las características de las personas exitosas
Hay características que ves una y otra vez en las personas exitosas: trabajan en sí mismas, buscan mejorar, hacen lo que sea necesario, valoran la flexibilidad y su propia independencia.

4. Sé flexible
Lo peor que puedes hacer al conseguir un nuevo empleo es pensar que ya lo sabes todo. Llegar con una mente abierta y con disposición para aprender será positivo para tu desarrollo profesional al interior de una compañía. Puedes tener iniciativa para muchas cosas y no ser sólo reactivo, pero también debes estar dispuesto a escuchar a las personas que llevan más tiempo trabajando en ese lugar. Debes ver a tu jefe como un coach. Enfocar las cosas de esta manera te ayudará a crecer.

Aprovecha los beneficios del coaching y convierte en un director comercial con el curso de Coaching Para Directores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario