Cancelar

jueves, 22 de junio de 2017

¿Retener a los millennials o dejarlos ir?

¿Retener a los millennials o dejarlos ir?

Gracias a los avances tecnológicos de los últimos años, las personas que tienen acceso a Internet pueden conseguir objetos e información de manera muy rápida. Por esta razón, los millennials (personas nacidas entre 1980 y 1996), que crecieron rodeados por estos avances, poco a poco han ido perdiendo la capacidad de esperar.

Los empleados talentosos y jóvenes desean conseguir posiciones importantes en sus empresas de manera rápida. La cobertura que los medios de comunicación dan a los jóvenes que justo ahora están transformando al mundo (30 under 30) alimenta los grandes sueños y la ambición de los millennials. Esto puede ser muy bueno para el crecimiento de una compañía, pero esto también es fuente de ansiedad para algunos CEOs.

Una encuesta realizada por Deloitte indicó que 63% de los millennials entrevistados en distintas partes del mundo sienten que sus habilidades de liderazgo no están siendo desarrolladas plenamente en sus lugares de trabajo. Este indicador es preocupante si se toma en cuenta que los jóvenes desean que sus empresas inviertan en ellos y los ayuden a crecer como líderes.

Según datos recabados por encuestas de Gallup y Deloitte, los millennials otorgan mucha importancia a la capacidad de crecimiento que pueda ofrecerles una empresa, pero, al mismo tiempo, son poco leales a las compañías que los han contratado.

Precisamente la falta de lealtad preocupa a los directivos de las empresas. Retener a los millennials es crucial porque ya son un elemento muy importante de la fuerza laboral en México y en todo el mundo. Los jóvenes no ven al mundo con los mismos ojos que sus padres y abuelos. Antes, lo común era que alguien trabajara para una compañía por décadas, pero los millennials, se espera, laborarán para 6 o 7 empresas antes de jubilarse.
Estos datos indican que los millennials, al sentirse insatisfechos en sus compañías por no recibir oportunidades de crecimiento, desarrollo o impulso a sus carreras, no tendrán problemas para dejar su empleo y buscar otro.

Las dos cosas, desarrollo como líderes y retención de los empleados, están íntimamente relacionadas, por lo que las compañías del siglo XXI tendrán que estar dispuestas a empoderar a las generaciones jóvenes si no desean perder talento valioso y un segmento muy importante de la fuerza laboral. Desde ahora, las empresas deben capacitar a sus empleados para que pronto tengan herramientas técnicas, estratégicas, de liderazgo e innovación. Si las empresas operan de esta manera, la relación será de ganar-ganar.

Logra un equipo de calidad aprendiendo las habilidades de un Director Comercial completo en el curso de Coaching Para Directores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario