Cancelar

viernes, 28 de abril de 2017

La verdad acerca del liderazgo de servicio

Capacitación para Gerentes


Si buscaras en Google “liderazgo de servicio”, te encontrarías con una lista que incluiría todas las siguientes características: escucha, empatía, sanación, sensibilización, persuasión, conceptualización, visión a futuro, construcción de comunidades y cuidado. Mientras cada uno de estos componentes es valioso, el gran número de ellos forma una ideología bastante directa. Para el propósito de nuestra discusión de hoy, vamos a explicarla un poco más. 

El liderazgo de servicio aborda los beneficios de operar como un miembro del equipo en lugar de como conductor. Todos los rasgos listados en el primer párrafo se prestan a esta manera de pensar y cada uno puede acomodarse en uno de tres recipientes: 

1. Recibir
2. Dar
3. Crecer

Recibir
Cuando la mayoría de las personas piensa en un líder, usualmente ve a alguien con la habilidad para dirigir, gestionar y asignar tareas a sus subordinados con una autoridad incuestionable. Si este fue tu primer pensamiento, rétate a ir más lejos. Los motivadores más exitosos no son aquellos que lideran con un puño de hierro, que exigen que sus órdenes sean cumplidas o que esperan la perfección. En lugar de esto, los líderes más eficientes encuentran una forma para conectarse con su equipo y ganarse su lealtad y laboriosidad. Una buena porción de esto viene de la capacidad de absorber la retroalimentación y manejar quejas o problemas, es decir, recibiendo. Antes de que un líder pueda asignar tareas a un equipo, debe inspirar a su equipo para luchar por una meta en común. 

El liderazgo de servicio anima a escuchar y a permanecer alerta. Participar en estas actividades pasivas aumenta la credibilidad y ayuda a los directores a crecer en carisma. Incorporar estas prácticas no otorgará una recompensa de manera inmediata, pero los eventuales beneficios bien valdrán la gratificación posterior. 

Una vez que el líder entienda cómo recibir de manera suficiente lo que necesita de su equipo, puede empezar a dar. 

Dar
 “Dar” no significa gritar órdenes o dar instrucciones. Dar significa alinearte de manera efectiva con tu equipo y fomentar una relación armoniosa. Esto se refuerza al verdaderamente dedicar tu tiempo y esfuerzo al equipo. Si el jefe de un departamento está dispuesto a sentir empatía y cuidar, el equipo podrá funcionar en niveles más altos. 

La persuasión está dentro del paraguas del dar, pero no debe ser vista como una negociación o, incluso, como una oportunidad para convencer a tu equipo de algo. La persuasión debe concebirse como otra oportunidad de unión entre todos para que puedan caminar hacia la consecución de una meta compartida. Como un líder, tu deber primordial no es el de forzar a tu equipo hacia una directriz, sino el de crear una comunidad de miembros que deseen, según su propio acuerdo, alcanzar el éxito. 

Crecer
Construir y mejorar un equipo es equiparable al desarrollo de cualquier otra cosa. Se puede comenzar a crecer solo cuando una base sólida de partes que trabajan en sinergia está en su lugar. En lo que respecta al liderazgo, una vez que un marco saludable de dar y recibir ha sido establecido, se puede comenzar a progresar. Este progreso puede ser optimizado a través de la conceptualización, la visión a futuro y la construcción de una comunidad.

Un líder debe ser una brújula para sus seguidores, dando visiones globales de éxito. Conceptualizar cómo lograr las metas y ser capaz de evitar los obstáculos antes de que echen raíces son dos de las tareas de más impacto para un líder. Mientras estas acciones ofrecen un pequeño beneficio a corto plazo, pagan inmensos dividendos a futuro. Operar con una inversión tan clara y con devoción al equipo contribuye en la construcción de un sentido compartido de logro y fortalece los lazos entre líder y subordinado.

El liderazgo de servicio no es único o innovador. Combina técnicas de diversas ideologías que han existido aisladas y las trenza en una sola. En su forma más simple, es una estrategia para aprovechar al máximo a los empleados; en su forma más compleja es una fuerza unificadora que enriquece las relaciones y fortalece a los equipo. Al liderar el camino como parte del equipo en lugar de estar al timón, el liderazgo de servicio puede ayudarte a recibir más, dar mejor y crecer más fuerte.


Coaching para Gerentes conoce los beneficios de la capacitación

No hay comentarios:

Publicar un comentario