Cancelar

miércoles, 14 de septiembre de 2016

Permisivo o Controlador, ¿Qué clase de jefe eres?

 Servicios In-House para Empresas.


Uno de tus vendedores no registró en el CRM que tendría una cita y ya le hablaste dos veces para ver dónde está, es el tercer mail del día que mandas a tu equipo de ventas para que entreguen un reporte diario de nuevos prospectos, organizaste una junta para saber porque no se han alcanzado las metas – de las que falta un mes para cumplirse -, y revisaste con cada uno las actividades programadas para el día de hoy ¿te suena?

Además de que debe ser exhausto ser así, seguro ya se esconden en cuánto te ven, o lo que es peor, te dan el avión diciéndote que todo está resuelto con tal de que los dejes en paz. 

Si no te identificaste con ese perfil tal vez encajes más con este: no te metes nunca en el CRM, ¿por qué tendrías que ver el seguimiento de los clientes?, raramente preguntas por el caso de una propuesta, confías en que tus vendedores lo tienen bajo control, y haz dejado muy claro el mensaje que tú sólo te preocupas.

El no saber cómo dirigirte a tus vendedores puede ocasionar que haya un ambiente de desmotivación y falta de compromiso que bloquean su desempeño.

Te compartimos estos 3 tips mientras encuentras un equilibrio en tu liderazgo:

Marca metas claras - cuando tu equipo sabe hacia dónde va y en cuánto tiempo lo tiene que lograr no es necesario estar detrás de ellos o dejarlos libres como gaviotas. Las metas estarán ahí y deben ser planteadas tanto para ti como líder como para los vendedores.  


Haz acuerdos – sugiere que haya actividades fijas que no se deban de pasar por alto, como subir los datos del nuevo cliente al CRM , agendar sus citas también ahí para que sean visibles a todo el equipo.

Aprovecha sus fortalezas – habrá personas que no cumplirán del modo que necesitas algunas actividades, más exceden tus expectativas en otras. Enfócalo a hacer más de lo que mejor sabe hacer.



Como ves no necesitas ser del todo controlador ni totalmente permisivo, encuentra un medio en la confianza que las metas y los acuerdos te darán. Liderear efectivamente a un equipo lleva tiempo, es como un experimento a prueba y error, ábrete al aprendizaje y consigue ser el jefe que tu equipo de ventas necesita.  

Si te interesa mejorar la fuerza de ventas de tu empresa te recomendamos visitar Servicios In-House para Empresas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario