Cancelar

lunes, 15 de agosto de 2016

No vendiste… ¿Culpa tuya o de tus vendedores?

Sandler Training México


Pueden ser personas específicas, una racha o cambios en el mercado que  estén  afectando  tus  resultados,  pero  nada  tendrá  más influencia  que  las  actividades  erráticas,  la  apatía  y otras actitudes negativas del equipo de ventas que les impedirán avanzar y lograr las metas. Es muy fácil conseguir chivos expiatorios pero eso producirá más miedos, enojos, resentimientos y posiblemente resultados aún inferiores.

Los equipos de trabajo se conforman por personas; recordemos eso y hagámonos algunas preguntas:
  • ¿Tenemos reuniones grupales para hablar de estrategias, metas del año, dificultades y avances?
  • ¿Tenemos certeza que cada persona del equipo está convencida y comprometida con cumplir los planes de la empresa?
  • ¿Qué  hacemos  cuando  se  cumplen  las  metas?¿Bien  pero no es suficiente?
  • ¿Existe algún reconocimiento sólo cuando las cosas van mal?
  • ¿Hay un plan de incentivos por metas logradas?
  • ¿Las metas fijadas para el equipo de trabajo corresponden a la capacidad instalada, el mercado y son congruentes con resultados y tendencias de periodos anteriores?
  • ¿Conocemos a fondo las fortalezas y limitaciones actuales de nuestro  equipo,  en conocimientos, conducción y habilidades de negociación?
  • ¿Existe un programa para contrarrestar limitantes y potenciar las fortalezas del equipo de trabajo?


Los esquemas de incentivos pueden ser tan variados y relativos según las políticas y alcances de cada empresa. Lo que marcará la diferencia de actitud en cualquier puesto laboral será:
  • Que sienta que su opinión está siendo escuchada y tiene valor
  • Que tienen  confianza  en sus habilidades  y su criterio para resolver problemas desde su campo de acción
  • Que  no  se  sienta  engañado,  por  cualquier  aspecto  desde su contratación a compromisos hechos por planes de trabajo.
  • Que esté convencido de que detrás de cada actividad hay un propósito que encamine al cumplimiento de metas, y no el capricho de un superior.
  • Que  considere  que  las  metas  y  objetivos,  aunque  fuesen ambiciosos, pueden lograrse y que cuenta con el apoyo de su equipo y el resto de la empresa para hacerlo.
  • Que se aprecia su trabajo y que existe la posibilidad de crecer junto con la empresa.

El  punto  ideal  de  una  persona  en  el  equipo  es  que  por convencimiento propio le preocupe el bienestar de su fuente de trabajo, con la suma de camaradería y el orgullo de ser parte de una empresa dinámica, en constante crecimiento. De esta actitud positiva  vendrán las soluciones  a  muchos  de  los  problemas cotidianos y la chispa que contagie y convenza a tus prospectos.

Te invitamos a conocer más técnicas para mejorar las ventas de tu empresa visitando Sandler Training México.

No hay comentarios:

Publicar un comentario