Cancelar

lunes, 14 de septiembre de 2015

Motivación y Disciplina: Cómo los gerentes pueden usar ambas para liderar a un equipo de éxito, Pt. II

Técnicas Disciplinarias 

  1. Los Tres Strikes


Señala las acciones que lleven a una reprimenda y de igual manera aquellas que puedan llevar al despido de un miembro de la compañía.

Los empleados necesitan estar conscientes de las conductas que llevan a la disciplina. Al ser muy específicoshutterstock_141193381 en cuanto a las consecuencias que existen para cada “infracción” creas un ambiente de trabajo mucho más estructurado. Emplear la técnica de “los tres strikes” da espacio para errores iniciales y por ende oportunidad de corregirlos. El aplicar ésta técnica permite ilustrar la política disciplinaria de la compañía y así el equipo de trabajo tiene clara las causas y efectos.

2. Escala de Advertencias.

Al usar una escala de advertencias te permite subir de tono por cada infracción. Empieza con una advertencia verbal, que sea en privado y le de la oportunidad al empleado de discutir su punto sin tener a todo el equipo de trabajo presente. Pregunta a tu empleado si existe alguna razón externa o personal que pudiera estar influyendo en el desempeño de dichos problemas. Como la mayoría de los problemas dentro del lugar de trabajo no son a largo plazo, resiste en poner una advertencia por escrito. Esto ofrece al empleado la oportunidad de corregir sus conductas sin generar problemas a largo plazo dentro de su carrera.

A una segunda reprimenda responde con una advertencia por escrito. Al documentar el problema o la situación se hace énfasis en la importancia y la severidad de la situación e implica que el comportamiento no está mejorando. Esta advertencia por escrito da respaldo legal en caso de que un empleado insatisfecho quiera proceder legalmente en contra de la compañía.

Si una advertencia por escrito no genera un mejoramiento, deja claro que el empleado puede enfrentar un posible despido dentro de la compañía.

Una escala de advertencias le da la oportunidad a tu equipo de trabajo de mejorar y corregir un mal desempeño que a la larga pueda afectar un sano ambiente de trabajo.

3. Corrige Guiando

Éste enfoque, más suave y personal incita a los gerentes a mostrar el comportamiento esperado y a guiar con el ejemplo. Ofrece al equipo apoyo y asesorías para guiarlos a las acciones adecuadas cuando quieras aplicar la técnica de “corrige guiando”. Al enfocarte primero en la persona y segundo en el producto o servicio, construyes una base clave y sólida para tu equipo de trabajo. Usa el método de corregir guiando si quieres ver cambios permanentes en tus empleados, sin verte en la necesidad de usar medidas mucho más drásticas.

4. Disciplina Positiva

Deja muy claras las cosas que quieres ver, no las cosas que no quieres ver, cuando vayas a implementar la
técnica de disciplina positiva. La disciplina positiva libera el trabajo de un ambiente negativo al abordar los temas que afectan al equipo. La técnica previene que los empleados se sientan criticados o juzgados. A pesar de que la disciplina positiva requiere de una mano paciente, es una manera constructiva y positiva de hacer cumplir los comportamientos en el lugar de trabajo. shutterstock_275800301

Combina algunas de las técnicas mencionadas de motivación y disciplina para así convertirte en un gerente más fuerte y en un mejor líder. Al hacer énfasis en las acciones positivas del grupo y disciplinar las acciones negativas, demuestras un trato justo, pero fuerte y determinando en cuando a la gerencia de tu compañía.

Ajusta el balance según tus necesidades para ver como puedes guiar a tu equipo de trabajo a resultados más exitosos. 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario