Cancelar

lunes, 7 de septiembre de 2015

Motivación y Disciplina: Cómo los gerentes pueden usar ambas para liderar a un equipo de éxito, Pt. I

Mientras que la motivación y la disciplina se encuentran en polos opuestos dentro del ámbito gerencial, los gerentes tienen que proporcionar ambas para poder liderar a un equipo de trabajo exitosamente. Un gerente que use sólo técnicas motivacionales puede caer muy bien, pero con el tiempo los empleados empiezan a perder respeto por el liderazgo y si sienten que pueden salirse con la suya si existe un mal comportamiento o desempeño.

Por otro lado, un gerente que únicamente proporciona técnicas disciplinarias sin motivación fracasa en inspirar a su equipo de trabajo. Una vez que los empleados se dan cuenta de qushutterstock_188617211e no existe recompensa alguna por comportamiento o desempeño positivo, pierden el deseo de tener éxito.

Al combinar tanto la motivación como la disciplina, los gerentes crean un balance de recompensa y acciones correctivas que lleva a un equipo de ventas a desempeñarse mucho mejor. Trata de implementar éste balance usando los siguientes métodos para construir un equipo de ventas mucho más fuerte y efectivo.

Técnicas Motivacionales: 

1. Crea un Ambiente Positivo

Parte de la responsabilidad como gerente es crear un ambiente positivo donde el equipo de trabajo disfrute trabajar.  Al alentar el aprendizaje, la colaboración y el crecimiento individual, se apoya al equipo y de igual manera se promueve un ambiente laboral constructivo y cómodo.

Si bien la creación de un ambiente positivo implica fomentar el crecimiento personal y profesional, implica de igual manera, tratar a los empleados por igual. Si favoreces a un grupo selecto de empleados o a un empleado en específico por razones poco merecidas, se crea un ambiente laboral que incite al resentimiento entre empleados. Escucha las opiniones de todos los miembros del equipo antes de tomar una decisión que afecte al grupo entero, de lo contrario comprometes el respeto que tus empleados te tienen.

2. Establece metas

Cada persona establece diferentes metas de vida, incluyendo mentales, laborales, personales, financieras, espirituales, físicas, y de familia. Identifica metas en las que puedas ayudar a miembros individuales del equipo a obtener. Por ejemplo, una meta mental puede ser que un empleado desea aprender más de un tema en específico. Ayúdales a alcanzar esa meta al hacer que la compañía pague por clases que enseñen en el tema. Una meta financiera quizá sea más sencillo, ya que un aumento es una manera directa y sencilla de alcanzar dicha meta.

Establece metas en la compañía que haga que el equipo de trabajo trabaje hacia ellas. Ofrece algo que ayude a alcanzar una meta personal si la meta de la compañía se alcanza. Al ofrecer una estructura de meta “esto por aquello” generalmente, los resultados terminan en éxito para todos los involucrados. Al motivar como grupo, fomentas un sentido de trabajo en equipo en la oficina.

3. Ofrece Incentivos

Comprender las motivaciones individuales es una llave maestra para inspirar a los empleados. Si un miembro del equipo alcanza una meta, ofrece un incentivo que los motive a trabajar más fuerte o empezar más rápido hacia su siguiente meta, ya sea que, esto signifique un bono o un día libre extra. Hasta los más pequeños incentivos generan motivación que llevan al éxito en el futuro. Los equipos necesitan sentirse apreciados o de otra manera pierden su motivación para alcanzar metas tanto individuales como de la compañía.

4. Reconoce los Logros

Reconoce a los empleados que alcancen resultados positivos. Mientras que la atención debería de estar en las victorias profesionales, reconocer los logros personales construye un fuerte lazo de unidad dentro de la oficina.  Es importante que cualquier reconocimiento en público sea aprobado por el empleado antes de shutterstock_125338148hacer mención pública.

El reconocimiento en privado está bien, sin embargo reconocer el buen trabajo frente a los demás miembros del equipo, hace sentir al empleado valorado y apreciado por todo el equipo. El reconocimiento en público es en sí ya una recompensa. Diga en voz alta historias de éxito para reconocer los logros individuales o de equipo y motive a su lugar de trabajo a seguir así para continuar alcanzando metas.

5. Ofrece una Porción de las Ganancias

Ofrecer una recompensa basada en porcentaje, evita que los empleados lleguen a un objetivo en específico y pierdan la motivación. Si se ofrece una recompensa plana para llegar a un objetivo, su equipo no tiene ninguna motivación para seguir vendiendo.

Al ofrecer una parte de los beneficios, no hay límite en la cantidad que pueden hacer para sí mismos y para la empresa.

6. Pide Retroalimentación

Tu equipo se debe de sentir apreciado. Al pedir retroalimentación, das a entender que te importa y tienes respeto hacia sus opiniones y buscas áreas para mejorar. A pesar de que esto puede no parecer una manera efectiva de motivación, demostrarle a tus empleados que te importa e interesa lo que tienen que decir los alienta a opinar y contribuir para generar un mejor lugar de trabajo.

Continuación

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario