Cancelar

miércoles, 24 de junio de 2015

¿REALMENTE estás Escuchando?

Hacer a tu prospecto las preguntas indicadas se desperdicia si no escuchas lo que éste tiene que decir, ya sea en palabras o de forma más sutil en entonación de voz o lenguaje no verbal. Ser bueno escuchando requiere más que sólo mantenerse en silencio mientras la otra persona habla.  ¿Estás escuchando todo lo que se está diciendo? ¿Lo entiendes por completo?

Aquí hay algunos consejos acerca de cómo convertirse en un mejor receptor:shutterstock_204831052
CONCÉNTRESE en la idea básica:


Trate de identificar las ideas principales que la persona expresa. Pregúntese a si mismo lo que el hablante intenta decir. Si no está seguro, pregunte. “Creo que lo que escuche fue que… ¿Estoy en lo cierto?”

ENTIENDE lo que se está diciendo:

Sigue preguntándote si entiendes lo que se está diciendo. Si no es así, solicita una aclaración y sigue preguntando hasta que entiendas por completo. “No estoy seguro de entender,  como esto se relaciona con esto, ¿puede ayudarme?” Lo que no se entiende, no se puede recordar.  Además,  si no entiendes lo que se dice,  tu mente divaga y tu efectividad para escuchar disminuye.

No te DISTRAIGAS

No dejes que cosas triviales como la apariencia del emisor o ruidos desvíen tu atención del mensaje. Escucha las frases completas del expositor. Escuche no solo el contenido sino también el contexto. Cuando te des cuenta que pones atención a algo que no son las palabras del emisor, haz un esfuerzo consciente para regresar y enfocarte en el mensaje.

INTERNALIZA el Mensaje

No puede escuchar de manera efectiva si solo te “lleva la corriente”. Cada tema tiene un ángulo interesante, algún impacto en usted o algo que puede aprender. Para descubrir esos elementos, debe dejar atrás sus ideas preconcebidas y sus prejuicios. Si entra en una conversación con la idea de que la otra persona no tiene nada interesante o importante que decir, se perderá de las ideas importantes.

INVOLÚCRATE

Para mantener activamente tu atención en lo que se dice  y si la situación lo permite, comenta tu punto de vista acerca del tema. Pregunta o comenta una historia relativa a la plática que refuerce lo que la otra persona dice o represente un punto de vista diferente. Pregúntese cómo lo que la otra persona dice se relaciona con sus propias experiencias.

En resumen, ESCUCHA DE MANERA PROACTIVA.  Escuchar no es solo oír de manera pasiva las palabras que alguien más dice.

No hay comentarios:

Publicar un comentario